rubros y categorias de manualidades
 

StumbleUpon!
form contacto
 
 
crochet

Crochet

Cuando pensamos en el tejido a crochet lo primero que se nos viene a la cabeza es la aguja. La aguja de crochet tiene forma de gancho, de arpón que sostiene y engancha al hilo y lo hace deslizar para formar el punto.

El crochet es tan viejo como la historia de los vestidos, la aguja era la herramienta para pasar el hilo, con ella y los dedos se podía coser, hacer entramados para luego derivar en un tejido. Cuando comienzas un trabajo en crochet debes tener en cuenta primero la idea de lo que quieres realizar, si será una prenda de vestir, o si será para la decoración de la casa.

El tejido crochet es uno de los preferidos para la confeccion de accesorios para invierno
 
 

Técnicas de crochet para un buen diseño

Dependerá de la habilidad y el buen gusto saber trabajar con el hilo y la aguja. La información para iniciar el trabajo se puede buscar por distintos caminos, internet es una de las herramientas, también se puede ir a clases de crochet, o comprar revistas especializadas en tejidos, así como tomar algún curso. Estas son las formas de iniciar el trabajo. Los patrones nos guiaran al comienzo pero una persona habilidosa sabrá como trabajar luego los puntos, rematarlos saber realizar el diseño. Porque de eso se trata crear con nuestra imaginación un diseño moderno que además sea agradable a la vista. Una buena tejedora con experiencia no se guía tanto por los patrones sino por sus propia experiencia, dará libertad a su creatividad para alejarse de los modelos convencionales. Durante el año 2011 hubo una revaloración de trabajo a crochet, se uso mucho en el invierno en diversas prendas como sacones, vestidos, carteras, haciéndonos acordar a las antiguas colchas de retazos que se tejieron en alguna época.

Cuando vamos a sentarnos a tejer, tenemos que tener todos los elementos a mano, las agujas, la lana, la silla o sillón cerca de una ventana para poder realizar el tejido y tener luz natural, una posición cómoda y descansada para sentarnos, y no darnos por vencidos si las cosas no nos salen como planeábamos, lo peor que no puede pasar es sentir que no vamos a lograrlo, esto forma también parte del desafío frente a la manualidad, no desfallecer en el intento. Además de todos los elementos para estar relajadas la aguja de crochet debe estar en buenas condiciones, esto implica que sea la correcta y que su punta enganche bien la lana, ya que será nuestra herramienta fundamental junto con los dedos. Hay distintos tipos de agujas, de diversos tamaños según le tipo de hilo o lana que utilicemos, para las lanas usaremos según su grosor, y para los hilos según su forma de deslizarse. Todo esto nos da la práctica, los números de las agujas van del doble cero al Nro. 14, este conocimiento de las agujas es muy importante. El material de la aguja puede ser metal, plástico o madera. Cuando se selecciona la madeja en la lanería conviene pasarla a ovillos, será la manera más fácil y practica de trabajar para poder armar un buen tejido.

 
 
 

¿Cómo nació esta técnica?

No se puede hablar de una historia del crochet, no hay certeza de cuando se origino ni en donde, hay ciertos indicadores que nos daría una información de cómo sería el crochet en el pasado, pero el verdadero crochet con las semejanzas actuales se habría originado en el SXVIII en donde si hay escritos, y mas información por las prendas que se encontraron. Del pasado solo habría unas agujas de hueso, así como también de bronce y hierro. Pero no la formación de los trabajos que hoy conocemos. El crochet también se considera que sería de origen árabe, o se supone que vendría de allí para expandirse luego por toda Europa como consecuencia del intercambio comercial.

En plena Edad Media al crochet se lo conocería con el nombre de trabajo de monja, esto debido a que eran las monjas que se ocupaban de realizar esta manualidad en los conventos para ser vendidos, o utilizados en manteles o decoración para la iglesia católica. La producción artesanal tanto en bordados como en crochet fue muy importante. El crochet es un tejido que jamás dejara de usarse, hay épocas en que tiene más impulso que en otras, pero nunca será una moda pasajera. Siempre las personas tendrán como manualidad el crochet, primero porque es entretenido, segundo porque los puntos son más sencillos que en el tejido y tercero porque la creatividad no tiene límites, la persona que lo realiza siempre tendrá una motivación, ya sea como realización personal o como realización económica para tener un ingreso para el grupo familiar.